Nuevo Inicio

Trece Ocho ha sido una parte de mi desde que tengo recuerdos. Ha estado presente en todo lo que he hecho. Aún tengo los cuadernos del colegio llenos de dibujos, garabatos, tipografías y caricaturas, Al margen de la página un 13-8.

Un trece al lado de un ocho, siempre. Es una filosofía, es un estilo de vida. Al mismo tiempo, es un secreto. Es algo que nadie en este planeta sabe y que espero que muera conmigo, una vez que haya vivido al máximo conmigo.

Es un graffiti en Amsterdam, es una foto en Torino. Es un relato sobre el atlántico, una experiencia en Barcelona, y una vida paralela en NY.

Como profesional nunca he sentido el deseo de ser definido por mi carrera, mi educación y la academia. Cuando la pregunta de ¿Qué sos? o ¿Qué haces? aparecen en una conversación, mi mente inmediatamente abandona para tratar de definir esto.

Libre. Sería la respuesta correcta. Libre mediante la disciplina, buscando el poder que da el conocimiento. El vehículo, es mi creatividad. Si ser diseñador es dar solución a problemas, entonces no veo por que limitar esa tarea a la gráfica, a la comunicación.

Mis estudios devengados de la observación presencial, con una filosofía aplicada.

Trece Ocho Studios…

¡Por 13 años más!

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *