– Shuffle –

Escrito por en julio 20, 2016 a eso de las 10:45 am.

Venos a ambos, todos crecidos ya.
Hace apenas un puño de meses
eramos dos jovenes,
pretendiendo ser adultos de la mano.

Tantas cosas han pasado en tu vida y en la mía.
Tantas que sabemos, suponemos e ignoramos.
Instantes dentro de nuestro bancos,
que es mejor mueran en el infinito silencio.

Esos solitarios momentos rodeado de miles.
Esos en que medito lo que quisiera estuvieras aquí.
Pienso en lo mucho que extraño mi vida.
En lo mucho que extraño a mi mujer.

Ahora adultos ambos tenemos
todo aquello de lo que hablamos
juntos en el colchón mirando arriba,
de la mano bajo la colcha.

Tibio infierno de mi infinito recuerdo.
Preciso.
Fría realidad que invade con dolor.
Muerte.

Es dificil recordar
la última vez que me sentí así de joven.

Recordar.

¡Qué concepto!

Dicen que es revivir.
Yo pienso que es morir de nuevo.
Repetidamente.
Una y otra vez.

Las aceras de Guadalupe,
se vuelven las de Barrio Dent.
Las que siguen avanzando bajo mis pies,
y estamos en San José.

Cuarenta y cinco minutos y;
¿Dónde he estado?
Entre tanto bus y smog,
todo este silencio en mi mente.

La ciudad solo encierra instantes en las esquinas.
Palabras en mi mente.
Huecos en mi alma.
Ausencias sonoras en mis días.

Es como si supiera de que color es todo.
Pero no lo es en realidad.
Desaturación.
Todos los rincones que pesan de semántica.

Los que dicen que pareciera que ahí quedó mi vida.
A quienes les he negado la razón.
Los que dicen que tengo que superarlo.
A quienes les he negado la acción.

De los tiempos que no volverán.
Los silencios que imperan.
El tiempo que pasa y envejece mi carcaza.
Los miles de intentos fallidos de tomar el bus.

Los infinitos segundos que encierra una vida
que muere cada dos o tres instantes del día.
Estas palabras no suman.
Solo prentenden ser gotas que rieguen una planta.

Aquella que purifica el aire.
Y de vez en cuando dio una flor.

Comentarios cerrados.