-Río-

Escrito por en agosto 23, 2009 a eso de las 12:05 pm.

La corriente corre.
Fuertemente arrastra todo lo que se interponga,
es la dictadura que maneja la misma,
la que me hace dudar
que yo a manera de flagelado,
pueda cruzar al otro lado.
Donde estas vos.

Esto esta mal. Vos allá y yo acá.
Piedras del tamaño de mi sentir y ramas
corren entre vos y yo…

Mis ganas son sobrenaturales y todo lo pueden vencer,
lo humano y lo material es mío,
pero con esto no creo poder.

Histérico.
Te quiero en esta roca junto a mí,
o quizás estar en esa playa que estas vos.

Determinante.
Voy para allá.

En un segundo de respiración
encontré la fuerza para paralizarlo todo.

-Guarda la respiración,
por que por un momento
no habrá oxigeno.
El agua detiene su correr.
Rocas y ramas ya no se mueven
y el viento dejo de agitar tu cabello.

Respiraste. (una y otra vez desesperada y con ahogo)

Tu cabello se mueve…
Maldita sea.
una corriente sobre mi cuerpo,
mi estuche provisional (humano)
rocas y ramas me azotan.
Es el fin… se acabo.

Tus ojos no reaccionan como esperaba.

Inconsciente. Llego ala orilla. Tú orilla.

Inerte, victima gravitacional
descansa mi cuerpo en la orilla.
Despierto, y te busco.
Una vez ubicado, débil
mi fuerza y mi sentir me hacen caminar a tu antigua latitud.

Heridas, cortadas, moretones, sangre, ardor
y dolor extremo.

Veo tu playa pero no te localizo,
corro esperando poder desmayarme
en tus pies para que cuides de mi.
Pero al llegar, no te encuentro.

Sudando frió y desvaneciendo
escucho tu vos.
La persigo llegando a  divisarte,
con mi mirada te digo cual es el secreto…
desmayo.

Despierto, desconcertado y sin poder explicarme
que haces sobre mi piedra,
en la otra orilla.

Comentarios cerrados.