-Ironía-

Sosteniendo mi alma,
al lado de la repetición de una tragedia,
nuestros caminos en una curva,
nos hicieron estrellarnos.

Luego de una noche de perplejos movimientos
terminar
con un improvisado abrazo tuyo
no parece sonar tan mal…
Con tu virtud juvenil, soñadora,
cargándome de vos.
(Energía)

Potencial y cinética…
que relación…
El imprevisto se supo dar,
de manera que todo pareciera el destino,
pero;
¿existe?

Entre la gente te busque.
En un automóvil colectivo,
transportada la magia.
La vida.
Ese,
tu ser…

La ironía
sabe como atenerme,
las consecuencias saben premiar. Hoy.
Las causas absurdas,
toman sentido.
Y vos,
relucís.
Sobresaliendo.
Otra vez…

En mi mente  la amistad se disfraza.
El deseo,
la superación…
Ese infinito momento  eterno, etéreo que solo vos podes dar.
Luz proyectada, sin sombra,
contornos, siluetas,
y el fondo…
Negro, azul, y verde.
Luces,
tímidas, amigas de la noche,
te adornan el aura.

Fueron segundos,
cercanos a un minuto.
En mi serán meses.
En mi cabeza, en mi mente,
en mi alma, en mi ser…
Parte de mí.

Irónico
¿no te parece…?

A pesar de todo,
no entiendo como;
ahora ante una luz artificial
me confieso:
Tu rostro, no lo vi,
tu figura, no la detalle,
tu olor no percibí.
Pero tu alma me corto;
y las miles de heridas,
son un recordatorio.
De tus ojos
y  el universo que se contempla en ellos,
prueba de tu existencia.
(tu penúltima galaxia me sonrió).

Y es que es irónico;
que nada de esto tenga sentido…
Es irónico;
que mi mal termine,
donde empieza la reacción de tus hechos, en mí.
Y la ironía en si es:
Cuando me abrazas con tus fuerzas,
(Diosa)
yo sienta esto
así,
y vos no lo sepas siquiera…

Sosteniendo mi alma,

al lado de la repetición de una tragedia,

nuestros caminos en una curva,

nos hicieron estrellarnos.

Luego de una noche de perplejos movimientos

terminar

con un improvisado abrazo tuyo

no parece sonar tan mal…

Con tu virtud juvenil, soñadora,

cargándome de vos.

(Energía)

Potencial y cinética…

que relación…

El imprevisto se supo dar,

de manera que todo pareciera el destino,

pero;

¿existe?

Entre la gente te busque.

En un automóvil colectivo,

transportada la magia.

La vida.

Ese,

tu ser…

La ironía

sabe como atenerme,

las consecuencias saben premiar. Hoy.

Las causas absurdas,

toman sentido.

Y vos,

relucís.

Sobresaliendo.

Otra vez…

En mi mente la amistad se disfraza.

El deseo,

la superación…

Ese infinito momento eterno, etéreo que solo vos podes dar.

Luz proyectada, sin sombra,

contornos, siluetas,

y el fondo…

Negro, azul, y verde.

Luces,

tímidas, amigas de la noche,

te adornan el aura.

Fueron segundos,

cercanos a un minuto.

En mi serán meses.

En mi cabeza, en mi mente,

en mi alma, en mi ser…

Parte de mí.

Irónico

¿no te parece…?

A pesar de todo,

no entiendo como;

ahora ante una luz artificial

me confieso:

Tu rostro, no lo vi,

tu figura, no la detalle,

tu olor no percibí.

Pero tu alma me corto;

y las miles de heridas,

son un recordatorio.

De tus ojos

y el universo que se contempla en ellos,

prueba de tu existencia.

(tu penúltima galaxia me sonrió).

Y es que es irónico;

que nada de esto tenga sentido…

Es irónico;

que mi mal termine,

donde empieza la reacción de tus hechos, en mí.

Y la ironía en si es:

Cuando me abrazas con tus fuerzas,

(Diosa)

yo sienta esto

así,

y vos no lo sepas siquiera…

-Mudo-

Silencio.
Cuando todo se calla.

Minerva Palas Atenea;
dueña de tu mediterráneo, recorda:
Metal contra metal,
es tan contraproducente…
Todo esta mal.

Tu mirada versus la mía
¡Deux!
Es impresionante…
Cuando desapareces la gravedad.

¿Si existiera, me verías acá,
en conversaciones con un grupo de strato-cúmulos?

Pronta la tormenta sobre tus coordenadas.
Y yo solo espero.
Vos,
sobre tu aposento, hermosa,
como siempre… bella.

Te mostraría los silencios,
y los espacios, de un rincón oscuro,
donde yace mi mente.
… mi mundo:
Adefesio de vida, pseudo acondroplásico.
Psicológico, tétrico,
psicosomático.
Mi realidad, hipocondríaca.

Marginado, aprecio esta; tú luz.
No puedo hablar…
nunca he podido hacerlo,
por tu mundo.
Y su movimiento.

¿Queres elocuencia?
(sin palabras)

Vos mítica.
Provocas.

En mi sistólica y diastolica
siento correr esta reacción,
y no entiendo;
¿Como un par de ojos claros pueden quemar así la piel?

Durante un segundo
una tira de tu cabello
dibujo un destello de creatividad
dentro de mí.
Llenándome,
dándome peso,
y provocando mi precipitación.

Ya en la tierra.
Como humano y bajo la tormenta,
frente a frente,
te pido me expliques…
El utilitas de esto  que me provoca
en el limbo de mi persona.
(Tu ser).

-Una nueva marea-

Te invito a nadar,
a sumergirte en el agua,
a empaparte en este agua  pura y cristalina,
una que talvez no hayas conocido antes:
La del alma.
Yo ya estoy aquí  y tiemblo por el frió,
sin embargo,
allá venís vos,
entras poco a poco,
noto como se mojan tus tobillos,
sube el agua y baja  tu cuerpo.
Ahora son las  rodillas las que se ahogan.
Te cubrís por completo
hasta que tú barbilla roza la superficie del  agua,
mojándola  poco a poco.
Tus hombros salen constantemente a respirar;
son morenos al igual que la mayoría de tu cuerpo.
Ahora el sol se apodero de el,
haciéndote una serpiente que cambia de piel,
y te cobija con una nueva.
Sos ahora cría del sol y no de la luna.
Tu antigua piel la tengo yo…

Ya que estamos los dos en el agua,
no entiendo por que,
pero se detiene mi temblor.
Puedo sentir una corriente calida conforme te acercas;
te aproximas con paso lento,
nuestras miradas fijas y en guerra se lanzan verdades,
revelando la legítima identidad del alma,
tanto la tuya como la mía.
Recorda que cuando entraste lo dejaste todo en la orilla:
El orgullo  y  lo demás que te  mantiene en este materialismo.
Eso que te hace humana,
eso que no necesitas.
Acá adentro somos solo vos y yo,
como recién nacidos.
Renovados.

Estamos de frente,
te veo a los ojos y te invito a que me mires
–    ¿Lo sentís?
Se que es de lo mejor,
es en el corazón, el es el que trabaja.
Puedo ver en tus ojos que sos la que me salva cuando voy de picada.
¿Vos que ves?

Nuestros cuerpos se conocen.
Es la palma de un dios  la que revela el carisma de nuestro sentir. Recorro tus brazos hasta el final.
No parpadeo en este recorrido,
no me desvío.
Llego a tus manos y las tomo.
Te pido perdón por no darte las fuerzas  para lanzarme  lejos de ti. La fuerza nos une,
nos acerca,
me soltas y lanzas tus brazos lo mas alto que podes.
Yo, mientras me apodero de tus costillas,
entrelazo mis manos asegurándote a mí.
Tus brazos terminan sobre mis hombros
y tus manos se entrelazan detrás, en mi nuca.
Las miradas despiertan voces,
las más profundas en ti y en mí.
Estamos mas cerca que nunca.

¿Será la perdida de gravedad?
talvez es el calor.
¿O será el alma hablando?
el alma habla con actos…
Me presionas, yo te soy reciproco.
Sabes de la disposición, fue expresada en el tiempo.
-¿Es amor?
Podría flotar acá y en esta condición por siempre.

Llego el momento.
Cierro los ojos te pinto en mi lienzo mental.
Espero los cerres también.
Puedo sentir la sal de tus labios que acechan los míos.

Siento tu respirar, tu aliento.
Esto valdrá por todas las veces que nos necesitamos
en la garganta
y estábamos encadenados.

-¿Lo sentís?
Se tocan nuestras narices.
Tiemblo por última vez para dejar atrás todo  aquello que me hace humano.
Ahora somos superiores.

Cierro fuertemente mis ojos,
tanto que una lagrima brota
(todavía estoy vivo),
este es el momento:
naranja, calido, agua, vos, yo,
se agoto la distancia   … y desperté.

-Electrónico-

Abro mis ojos, y los cierro.
Inhalo, exhalo.
Vivo…
y muero.
¡Tan monótono!

Los veo a todos.
Afuera, tan convencidos.
Suspirare.
Veo todo esta gama de grises,
y no los logro entender…

Es negro o blanco.
Sino no existe.
Creo lo que veo.
Veo lo que quiero;
y lo que quiero  es un abstracto.
Resultado de todo lo que no puedo ser…

Daltonismo en el  alma,
Ceguera en el ser.
Mi existencia alejándose de mi esencia.
Sentí, como se desvanece a la distancia.

¿Que diferencia hace?
¿Que podría decir?
Un alma más que vaga por el concreto
y se estrella contra el aire.
Huyendo de los puntos cardinales.

Lo impactante fue ese día…
¿Recordas?
cuando en un formato digital
tus ojos me arañaron los míos,
haciéndome sangrar…

Cuando levante la mirada
algo dilato mi pupila,
lastimo mi retina.
Color.
El de tus ojos…

Como  si los hubieran coloreado,
un ornamento que nadie más tiene.
Mi entorno es igual. Imparcial.
No puedo hacer referencia a eso que se lleva adentro…
¿El alma?
ahora existe…

-Argumento-

Veamos esto dentro de todo arquetipo del sentir.
Y te tomamos de prototipo.
¿Que he aprendido?
¿Que habrá quedado?

Aleatorio. No es simple.
Me has enseñado lo que no vale la pena.
Es decir:
-¿Para que  entregarse?,
¿De que sirve dar la vida a una persona?
Cuando es mas fácil salir a las calles,
a los bares,
con el resto de tu especie.
Es más factible buscar a alguien más,
resultara ser igual o mejor que mi mártir (tu persona).
A esperar.

Narcisista, egoísta.
Cacofónico, ¿pero que mejor manera?

¿Para que esperar?
La esperanza y la angustia son vanas.
No tienen color y se pierden entre números.
Matemática.
Cifras y códigos que predominan en la vida.

Sentir resulta ser algo como esto:

Busco y   selecciono lo mejor de mí,
lo proceso y lo dejo madurar,
para que así tome un sabor exquisito,
único y sublime.
Así te identificas de mejor manera
con mis sentimientos apuntando en  dirección a vos.

Espero sueño y sigo esperando…
Te aviso:
El tiempo se escapa entre mis dedos,
y sangro.
Mi producto se pudre, sigo soñando.
Sigo esperando.

Todo para un día despertar con mi interior fermentado,
mi alma carbonizada y el ser carcomido.
Produciendo, odio, dolor, e ira.
Solo eso, metabolicamente.
(inevitable).

El corazón no puede doler ¿Sabes? Es imposible.
Envía dolores reflejo;
Al brazo, al cuello.
En mi inicio como un agudo punzón
en mi brazo,
luego se extendió hasta dejarme sin fuerzas…
inhabilitado.
Busque mi corazón y encontré un orificio.
Punto donde  solía encontrarse.
Me encontré con un coloide,
una espesa masa babosa.
Los restos de lo que fue mi corazón.
(Respire).

Ahora pienso.
Razono.
No puedo sentir.

Así que todo es una farsa; recordalo.
Una farsa.
Eso me has dicho vos.
Un accidente masivo constante y monótono.
(La naturaleza).

Tal vez es solo que esto es muy romántico,
tal vez mi vida es como un cuadro de Goya,
Quizá mi destino trágico tiene fuerza y no cansa de manifestarse.

Manos encadenadas, mugre y dolor.
Esto ya es rutina.
Una mentira.
La mentira que vos me diste y me enseñaste a vivir.

Hoy en día me alimento de eso podrido en mi interior,
sea lo que sea.
Lo que vos tenías que digerir.
Saprofita enajenada.

Es bizarro. ..
Te odio tanto,
sin embargo no te dejo ir.
Sería como botar mi idiosincrasia,
la de mi vida, la de mi mentira.
Esa que me implantaste en mis primeros años,
la falsa tetradimensionalidad que vivo.

Todos en algún momento
nos encontramos absorbidos por los estándares.
Eso es un hecho.
Sin embargo esto no es saludable.
Es una obsesión  algo inhumano y es por ello que a los ojos te digo hoy:

-Sos mi primer amor…
(Siempre lo serás).

Veamos esto dentro de todo arquetipo del sentir.

Y te tomamos de prototipo.

¿Que he aprendido?

¿Que habrá quedado?

Aleatorio. No es simple.

Me has enseñado lo que no vale la pena.

Es decir:

-¿Para que entregarse?,

¿De que sirve dar la vida a una persona?

Cuando es mas fácil salir a las calles,

a los bares,

con el resto de tu especie.

Es más factible buscar a alguien más,

resultara ser igual o mejor que mi mártir (tu persona).

A esperar.

Narcisista, egoísta.

Cacofónico, ¿pero que mejor manera?

¿Para que esperar?

La esperanza y la angustia son vanas.

No tienen color y se pierden entre números.

Matemática.

Cifras y códigos que predominan en la vida.

Sentir resulta ser algo como esto:

Busco y selecciono lo mejor de mí,

lo proceso y lo dejo madurar,

para que así tome un sabor exquisito,

único y sublime.

Así te identificas de mejor manera

con mis sentimientos apuntando en dirección a vos.

Espero sueño y sigo esperando…

Te aviso:

El tiempo se escapa entre mis dedos,

y sangro.

Mi producto se pudre, sigo soñando.

Sigo esperando.

Todo para un día despertar con mi interior fermentado,

mi alma carbonizada y el ser carcomido.

Produciendo, odio, dolor, e ira.

Solo eso, metabolicamente.

(inevitable).

El corazón no puede doler ¿Sabes? Es imposible.

Envía dolores reflejo;

Al brazo, al cuello.

En mi inicio como un agudo punzón

en mi brazo,

luego se extendió hasta dejarme sin fuerzas…

inhabilitado.

Busque mi corazón y encontré un orificio.

Punto donde solía encontrarse.

Me encontré con un coloide,

una espesa masa babosa.

Los restos de lo que fue mi corazón.

(Respire).

Ahora pienso.

Razono.

No puedo sentir.

Así que todo es una farsa; recordalo.

Una farsa.

Eso me has dicho vos.

Un accidente masivo constante y monótono.

(La naturaleza).

Tal vez es solo que esto es muy romántico,

tal vez mi vida es como un cuadro de Goya,

Quizá mi destino trágico tiene fuerza y no cansa de manifestarse.

Manos encadenadas, mugre y dolor.

Esto ya es rutina.

Una mentira.

La mentira que vos me diste y me enseñaste a vivir.

Hoy en día me alimento de eso podrido en mi interior,

sea lo que sea.

Lo que vos tenías que digerir.

Saprofita enajenada.

Es bizarro. ..

Te odio tanto,

sin embargo no te dejo ir.

Sería como botar mi idiosincrasia,

la de mi vida, la de mi mentira.

Esa que me implantaste en mis primeros años,

la falsa tetradimensionalidad que vivo.

Todos en algún momento

nos encontramos absorbidos por los estándares.

Eso es un hecho.

Sin embargo esto no es saludable.

Es una obsesión algo inhumano y es por ello que a los ojos te digo hoy:

Sos mi primer amor…

(Siempre lo serás).

– Ergonómico-

Cuando todo puede parecer,
nunca lo será.
Cuando lo mando,
si es…
Por que yo lo digo.

Logra existir,
pero muere,
Siempre será así.
(Lidiemos)
En la cuna de mi ser
perecerá.
(Amor)

Bacterias;
que llegaran a ser virus,
y de mí
han de alimentarse.

¿Ves?
Te invito.
Te invito a que mueras. (conmigo)
Podrás ver,
asimilar,
lo que sos y me das.

Retorico: Se que ya lo podes ver…

Es Dios (si esta ahí),
por medio de vos.
Sabe sonreírme y recordarme
todo aquello que fui
y ya no soy.

Me veo sonriendo.
Riendo.
Hablando, pero con interés…
Veo mi alma
En un tubo de ensayo
Pero ahí esta.

Es por eso que adoro el proceso.
Ese que logras en mí.
Decime:
¿Como respirar sin morir?

-Nostalgia-

Es tal vez el cielo oscuro,
esta estupidez… ¿que decir?
O tal vez como rebota el agua  en el asfalto.
¿Lo has visto?

Apostaría mi alma (lo que queda)
a que lo hemos hecho sincronizados,
pero no con el mismo resultado.
Una vez más veo como me voy a equivocar.

Una vela, un aroma, una textura.
El recuerdo no es bidimensional.
En mi parece una tragedia, tetradimensional
que se repite una vez tras otra.

Solo me recuerda en donde estoy,
y sobre todo, donde: No estoy.
Podría pedir perdón,
pero: ¿A quien?
Podría besar, amar.
Una vez más: ¿A quien?

Quisiera tener respuestas, hoy.
¿Como es que todo resulto así?
Vicio, condena, enfermedad, maldición…
Los miles de nombres para lo que tengo.

Sin embargo ninguna definición me hace entender…

Esa tarde noche luego del bus,
caminar y tomar una cerveza.
En la puerta de su casa la deje.
Pareciera ayer…cuando me sonrió.

Luego de la actividad escolar, un beso me sorprendió.
¿Atinaría?
El peso de sus ojos, su cabello…
Maldito seas dios… ¿estas ahí?

El mar, atardecer, agua y ella.
La  oscuridad impactada por la televisión,
y ella durmiendo frente a mi (Distraído).
Con esto no puedo… no puedo.

¨Esto es lo mejor para ambos,
no sos vos, creeme¨ -Ella dijo.
Sigo rezando para lograr entender
que habrá querido decir…

Interrogantes:
¿Como podría creer?
¿Que podría decir?
¿Por que?

Un idiota por soñar.
¿Que me quedaba?
seria un pobre ser;
Me miro vagando por las calles, solo, patético,
con mis ojos adentro de mi mente,
sin estar.
Sigo sin creer y sin ser.

Tal vez si ese beso…
y  si yo hubiera…
por que no…
ya fue… (suspiraría si hubiera aire)

Aparentemente nada. Censura.
Volaría, besando, amando.
Viviría viviendo y no muriendo.
¿Me ves? ¿Estoy ahí? decime.

Por favor.

Desde acá te veo, te toco y te siento.
Ese es el problema.
Dolor.
Paralelas, ahí estarán nuestras vidas.

Una ostra mas en el mar…
sedimentado por la corriente
carcomido por los peces
acechan y atacan.

Desintegrado;
No puedo creer, no puedo existir,
lo comprendo.
Es mi condena:
Ser uno mas, ese numero, una  cifra.
Estadística.

El humo que sale y me da esta sensación,
de que por un momento dios esta ahí y alguien mas a mi lado,
drenándome de todo este odio, dolor y miseria.

Drenando a mi persona, de mi propio ser.
y tu piel sigue ahí…

-Pertenencia-

Ruda, psicosomata,
neurótica, calmada,
segura y original.
Miserable, única y depresiva.
Imponente.
Pero impotente ante vos misma.

Tierna y endemoniada.
Tan feliz que irradias y contagias…
Energía.
Llena de vida y preciosa.

Odiosa, impertinente.
Tan enferma.
Cargada de dolor…
Práctica.

Tu cabello lacio cae por tu frente,
me conduce a tus ojos claros,
con esas pestañas pronunciadas.
Nariz y boca.

Encuentro tu sonrisa,
una pila de dientes
Agresores y carnívoros.
Mis predadores…
Tu cuello, aorta y nuca (conjunto)
blanco directo,
y área de guerra.
Nuestra guerra.

Tus brazos y tu torso.
Pechos y ombligo,
el triangulo geométrico perfecto,
contencioso de la esencia de tu ser.
Reside tu alma en el mismo…
Es todo un pilar.

Bajo.
Tus codos llenos de tierra,
antebrazo y muñeca,
tus dedos y la mugre de tus uñas,
preciosa acumulada en la longitud,
símbolo de tus vivencias.

Caderas, no finas.
Hermosas y simples.
Hacia abajo, mas femenina aun.
(suspiro)

Estructuralmente divina te admiro…

De muslos fuertes y grandes,
pero no grotescos,
finos.
Divinos.

Rodillas femeninas,
cargadas de moretes y granos.
Pantorrillas definidas,
que descansan
en perfectos tobillos.
Sujetos dos pies,
cinco dedos en cada uno.

¿Completa?

Es así como te quiero…

Tan mía,
azul y negro.
Por que sos mía,
y así será. (Infinito)

Si recordas;
siempre lo fuiste,
pareciera una eternidad.
Mía.

Tenes que saberlo;
ambos con un ritmo nos comunicamos,
en el silencio,
y sin la necesidad.

Sos esa con la que soñó papá,
y la que me diseño mamá.

-Espera-

Mi silencio no sabe de nada,
mas que de lo que quiere hablar.
Muere por ir a tu lado,
verte a los ojos y saludarte.

Seguido, morir de pánico
cuando contestes,
respirar y entender
la nueva vida que le acabas de dar.
(con tu palabra)

Pero es el miedo, la duda,
es el temor, timidez…
Es pegamento a este banco
que no permite acercarme mas hacia tu contorno divino.

Esa silueta se me dibuja
en todo lugar de mi mente,
cada vez que mis parpados se besan,
exaltados por tu figura (enseñándose)
se separan.

No lo logro entender por que no puedo moverme.
Es una petrificación metabólica aleatoria
en torno a vos.
Quiero que todo quede atrás…

El alcohol; inhibidor de mis sentidos,
testigo de mis fracasos me acompaña,
me aconseja.
“Esto no lo necesitas, no lo necesitas”

Una batalla se libra en mi mente,
trato de matar al temor.
Cada vez más cerca de lograrlo,
mi seguridad se asoma y toma el mando.

Inspirado por todo el minucioso estudio
de ti en mi mente y por esa sensación,
un conjunto de emociones exquisita,
me determino.

Mis  ojos y puños cerrados,
mis pies firmes se lanzan, cómplices de la gravedad.
Llego el momento, ya no hay que esperar.
¡Listo!
Pero otra vez, de nuevo,
Allá vas,
Saliendo
Abandonando el lugar…

Retomo mi banco y me siento.
A  esperar.

Mis ojos y puños cerrados,

mis pies firmes se lanzan, cómplices de la gravedad.

Llego el momento, ya no hay que esperar.

¡Listo!

Pero otra vez, de nuevo,

Allá vas,

Saliendo

Abandonando el lugar…

Retomo mi banco y me siento.

A esperar.

-Morder el tiempo-

Que no seria lo mismo te diría.-
he esperado tantas noches por esta,
para que  nos encontremos en el plano visual,
tus ojos y los míos.

Para que tus cabello apuntando hacia el piso
sea testigo de que nuestras miradas se cruzaron.
A la distancia e incomprendidas,
pero lo  hicieron.

Mi  mirada refleja algo distinto a la tuya.
Es una adicción lo que ves en mi retina.
es miedo y confusión en la tuya.
Es la irritación del tiempo en mí.

Dentro de este receptáculo de paredes
plagado de humo nicotínico,
te he divisado en ocasiones varias,
esporádicas tal vez vos a mi.

Es difícil existir en la penumbra, pero lo hago.
Hoy  con tu mirada paso a la umbra.
Un mejor lugar pero sin lugar a duda
no el ideal.

Si vieras mi vida lograrías entender,
mi hostil mirada, mi mala actitud,
mi cara de asco.
Y el por que de lo que sos en mi.

Es verte ahí, sonreír, bailar y gritar.
Es verme aquí sentado, esperando.
Tus facciones y tu cadera, tu sonrisa.
¿Ves el alivio en mi cara?

Igual son dos mundos paralelos.
No se van a intersecar.
No pertenezco a esa bulla, y a esa fiesta,
no pertenezco a la alegría y al baile.

Es por eso que desde acá:
El margen de tu vida y la mía,
te voy a seguir observando
mientras encuentro una manera de explicar, esto.