-Triangular rupture of a circle-

I hate the symmetry of my thoughts.
My ideas are squares that fall
Heavily to the floor and fail,
Every single time they try to fly.

Round corners, softness,
Circles and lightness, chalk stroked borders.
That’s my dream.
To break the structure that makes me, and lays within me.
Attempting to kill me, every single day.

I can feel how time is leaving me behind.
Fade.
I can feel how music starts to get lost in the thin air of my ambitions.
Disable me.

The horizon starts to blur.
To disappear.
To break into white, fragile pieces.
Meanwhile, I wait my end.

Bored, and in place.
Structure and I.
Wait in pain,
For that someone to pull the plug.

Misery is just another way to describe this,
Monochromatic and stactic
squared life,
that lays in the palms of another.

Then your round clear beautiful eyes appear.
One thousand apologies,
To life.
I must…

-Now-

Time is a parameter.
Distance an idea.
Both of them make your sins,
Seem a little different in me… obsolete.

Seems like just yesterday,
You where bursting into tears in front of me.
Your apologize knocking at my door every morning.
Failing to its nature, over and over again.

Tonight city lights enchase my eyes.
Air feels a bit thicker.
Troubles are a rock that lies on a sand cradle,
In the back of my mind.

Your smile still defines hypocrisy.
The brown eyes on your face still are,
The easiest way, in me, to define a lie.
And your lips are the reason of my rhetoric.

You are not innocent!
But I guess it doesn’t matter anymore.
My blood of your hand won’t come out.
As the idea of you and me in my mind, won’t either

Disappear.
That’s what I did.
Stop it, kill it, and ignore it.
To bury it underneath the earth, soil my hands while I sit and wait.

Hope it won’t grow again.
Hope it dies feeding life.
Not taking one’s life and ending it.
Hoping… For I can’t take love like that ever again.

Time is a parameter.

Distance an idea.

Both of them make your sins,

Seem a little different in me… obsolete.

Seems like just yesterday,

You where bursting into tears in front of me.

Your apologize knocking at my door every morning.

Failing to its nature, over and over again.

Tonight city lights enchase my eyes.

Air feels a bit thicker.

Troubles are a rock that lies on a sand cradle,

In the back of my mind.

Your smile still defines hypocrisy.

The brown eyes on your face still are,

The easiest way, in me, to define a lie.

And your lips are the reason of my rhetoric.

You are not innocent!

But I guess it doesn’t matter anymore.

My blood of your hand won’t come out.

As the idea of you and me in my mind, won’t either

Disappear.

That’s what I did.

Stop it, kill it, and ignore it.

To bury it underneath the earth, soil my hands while I sit and wait.

Hope it won’t grow again.

Hope it dies feeding life.

Not taking one’s life and ending it.

Hoping… For I can’t take love like that ever again.

-Horror-

Entre la neblina de este pueblo montañés
y las luces que veo allá abajo en el valle,
no puedo dejar de sentir el miedo esparciéndose en mí.

Recuerdo tu frente, su perfecta forma,
y como destellaba el sol,
cuando recogías tu cabello con una  diadema…
Tu iris café que se tornaba miel con la dilatación de tu pupila.
Tu sonrisa brillante, pareja y expresiva.
No podría imaginarme un miedo más grande en mí.
Cada paso que dabas en dirección a mi me tornaba piedra,
para luego ser sedimentado por tu aroma.
Aroma que todavía hoy  considero angelical,
e inadvertiblemente, espontánea en el recuerdo.

MI escuela, mi colegio.
Mi universidad,
mi vida entera,
adherido a vos.
Adherido al recuerdo,
por que no he podido zafarme,
y de todas formas;
¿Por qué querría zafarme?
Es el miedo, el temor, la inseguridad,
todo esto que provocas en mí
a lo que; por mas que no sea saludable
soy adicto y como tal
mi vicio se torna.
¡Mi placer!
El horror que causa en mí este amor;
necesidad que debe de ser satisfecha.

Mi silencio absoluto,
dominado por tu psicología,
presagio de mi inutilidad ante el sentimiento que moves dentro de mi.
Tú poder (mirada),
catártico de mis fuerza de voluntad
drena toda posibilidad en mí de expresar esto que,
en mi rincón (nido de vida)
vivo,
solo y desolado.

Es en este pueblo,
recóndito, en la montaña,
de paisaje frío y plagado de neblina,
aislado del mundo,
donde no suena tan mal…
Acá donde vienen a perturbarme esos recuerdos de mí infancia,
juventud…
Pasado, que roza casi el presente…
Flotan en mi perímetro y me hablan al oído.
¿Seria tan incorrecto volver a sentirte?
no suena tan equivoco…

Sobre mi error:
Siento que el tiempo lo pudo haber sanado,
mi mente debate por la razón, (sentido común)
pero esta; mi  necesidad de vos lo borra todo.

Solo me queda mi respiración,
este mi pasivo ritmo cardiaco,
y las ganas de que en esta loma
al lado mío estuviera tu cuerpo,
dentro de mi tu alma,
y tus ojos contemplando, con migo,
la grandeza de este pequeño lugar,
en el que individuales
y por caminos paralelos
existimos, hoy,
ambos dos,
separados…

-Hoy-

Son las cuatro de la mañana,
vago en mi fría habitación, solitario con este eco infinito.
Es abrumador, el miedo que me provoca,
no poder sacarte de mi mente.
Me siento alienado por la misma tolerancia,
que  impulse en mí para con los demás últimamente.
Por que ayer decidí cambiar,
ser “mejor”.
No se que tan bueno fui para eso.
A veces me pierdo
en medio de esta selva tan variada de trivialidades,
personas, humanos, personalidades,
sus problemas, sus conflictos y sus modos de existencia.

Existencia…
que palabra tan compleja ¿No?
Encierra todo un mundo;
mundo en el que me mentiste,
en el que tergiversaste la realidad solo para tu beneficio.
Mundo en el que  fui sustituido fácilmente,
en el que no vale la pena mi palabra.
Palabra que se pierde en las aceras,
deambula sin tener hogar o un techo para escampar.
ese techo que se suponía serias vos,
ese techo que nunca supiste ni sabrás ser.

Me pregunto y cuestiono todos y cada uno de mis actos.
No me siento seguro de cada paso que doy,
a pesar de saber que es el idóneo.
¿Por qué no sentirse seguro,
de algo que es tan malo, pero tan correcto?

Es como estar muerto en vida.
¡Es tan complejo este mundo
en el que me quieres hacer existir de nuevo!
No supe vivir, y  no puedo revivir…
(no insistas, no trates más)
Tu error se dio en un punto clave de mi vida,
y acabo con la misma,
de mis cenizas no podrías rescatar nada
más que los sólidos de lo que fue mi sentir.

Asimilar los patrones de comportamiento,
entender las acciones y reacciones,
aprender a manipular el entorno,
las teorías y los módulos de la vida.
Todo esto es demasiado para mi…
La capacidad de absorción en mi  se ha  limitado al conocimiento.
Pragmático. (Frió)
Siempre se  limito a lo científico.

Hoy ya no  deseo crecer,
hoy  ya deseo ser como vos,
(Uno más del montón, normal)
Para poder estar a tu lado
y así olvidarme de los siglos que me esperan,
al igual que en mi pasado (marcado por tu llegada)
de angustia y soledad en un súbito rincón de mi mente.
De los cuales hoy ya soy victima.
(Inevitable)

¿Hubiera sido mucho pedir que traducieras  a mi nomenclatura,
eso que necesitaba aprender,
lo que me hacia falta,
eso a lo que creo te referís  como:
amor?

-365 noches en este estado-

Las horas y los días han pasado,
las mentiras siguen en mi cabeza dando vueltas.
Tus labios me siguen siendo irresistiblemente,
repulsivos, y falsos.

Siguen ahí los momentos aquellos
en los que fuimos una sola carne,
roja, en proceso de cocción.
En los que el oxigeno era un lujo
y la saliva un conductor…

¿Cuantas veces no clamaste, con migo como testigo,
por que tu vida se acabara?
No sucedió.
Y sin embrago seguís deseándolo,
sin darte cuenta que día a día  tu deseo es más una realidad.
Así como yo, vas a padecer…
Así como yo, vas a volver a pensar en mí…
Así como yo, te vas a morir…

Quisiera poder tener esa arma de nuevo en mis manos…
Tener de nuevo la oportunidad…
Poder volver a asesinarte como aquella noche;
lluviosa,
magenta,
tormentosa,
plagada de pasión, ira y deseo.
Ver directamente adentro de esos inseguros ojos.
Tan llenos de confusión, de miedo.
Desconcertados por el nuevo ser que encontraron en mí.
El verdadero yo.

Lo interesante es el odio.
Es filosófico,
es dotado,
es obvio, normal, fácil
y sobretodo:
¡Necesario!
El amor no existe ya.
Es tan solo una curiosidad…
Esta incertidumbre que tengo:

¿Cómo seria si te atacara esta vez,
sabiendo que soy yo quien es superior?
¿Dónde quedaría tu “perfección”
cuando sea yo quien moldee la realidad?

Ahora si  te descubrí. (vi más allá)
¡No sos real!
Solo una idea que cree en mi mente.
Hija de mi deseo por encontrar a alguien;
ese mi ente imaginario,
un sentimiento,
eso que así como vos;
no existió,
no existe,
ni existirá.

Sin embargo trescientas sesenta y cinco noches más tarde,
deseo mi ignorancia de vuelta,
tu piel con la mía,
y no este desgarro de saber,
la farsa que ha sido mi vida.

Sos la mentira eterna que necesito para sonreírle a la desgracia.

¡Decime!
¿Qué pasaría si te beso?
¿Qué pasaría si vuelvo?
pero más importante:
¿Qué pasaría si me quedo?

(Ya no importa cuantas veces me quemaste la piel con tus lágrimas)

-Un tercio de la luz-

Acá es menos la luz que tenemos para vernos a los ojos.
Acá te diviso y escaso te logro identificar.
Tus brazos, ese rostro, tu sonrisa,
persona en realidad.

Tu olor;
que carga con todas mis pesadillas,
mis sueños de felicidad,
los miedos más profundos,
mis  deseos más grandes;
de superación, de alegría,
de calidad de vida,
de una cura para esta enfermedad.
Tenía tanto sin absorberte por mis fosas nasales,
ahora masajeas mi cuerpo desde el interior del mismo.

Sos  la carne mi pasado,
un poco rancia y añejada por el tiempo ya,
pero no deja de supurar los besos que alguna vez te di,
el sentimiento,
el deseo, las ansias,
mi alma,
y su dolor.

Tropezamos y chocamos en esta habitación,
a un tercio de la luz normal;
las cosas no son lo mismo.
Aislados en este cuarto.
Los sentimientos no tienen donde mirar para despistarse.
Sinceros y honestos estamos conviviendo.
como lo solíamos hacer hace un tiempo atrás.
Tan inocente te miraba con estos mismos ojos.
¡Es una lastima que para vos no sea igual ahora!
Me miras con estos oculares plásticos que te implantaron.

¡Robot!
Mecánicas reacciones, respuestas,
memoria formateable,
así fue como olvidaste lo que fui…

Mi rostro sigue siendo el de un hombre amargado,
el alma reside negra,
la felicidad esta adscrita a otras personas.
¡Como hay cosas que no cambian!
Vos por otro lado, afectada por el tiempo,
las arrugas de tu piel son solo muestra de que a pesar de todo:
Seguís siendo humana.

¡Exprésate!
quiero escuchar el timbre de tu voz,
confesando lo que siempre he sabido.

– Cosmopolita –

Es tan deprimente la ciudad.
¿Sabes?
Cuando cae la noche todo se apaga
y  las luces artificiales se encienden.
Son ellas las que me permiten ver todo lo que nos separa,
todo lo que quisiera se quitara de en medio.
También  me permiten ver todo lo que quisiera tener.
Aunque no serviría de nada,
si no estas vos a mi lado para comentártelo.

Personas merodean mi  perímetro.
Mendigos hurgan la basura de otros para encontrar su tesoro del día;
me recuerdan tanto mi emocionalidad.
Las palomas en el parque duermen.
¡La plaza de la ciudad se ve desolada sin niños jugando allí!
Por la acera  la gente camina,
ocupados,
llenos (creo),
rápida y cuidadosamente.

¡No se puede respirar bien aquí!

Por el bulevar una pareja camina,
hermética de la realidad a su alrededor, abrazados,
desinteresados por lo que sea que suceda
afuera de la sociedad que son…

Las vitrinas de las tiendas iluminan la calle.
Fría luz fluorescente que me hace  divagar.
Me hace recordar… me hace  cuestionarme.
Mientras los teléfonos suenan exhalo mi vida soñándote…

Soñar tus ojos. (En conjunto con tus cejas)
Soñar tu sonrisa.
Soñar con ese tiempo en que la esperanza era una opción,
Y vos y yo  juntos; la endorfina que necesito ahora,
Para existir…

¿Es acaso que te cuesta tanto pensar en mí?
Solo así me das vida…
Solo vos me das vida…
¿Cuál es mi problema?
¿O es el mundo el del problema?

En este punto tan céntrico  mis memorias y fracasos tienen sombra,
alargadas  y crípticas.
Un temor acecha,
mi mayor miedo me toma en la  avenida central.
Mis pasos suenan sobre el cemento húmedo
a pesar que la lluvia paso hace horas.
Frente a la fuente me detengo a suspirar.
Para asimilar mi realidad,
para asimilar mi miedo,
para asimilar…
Mi soledad.

-MF-

Hoy es un día tan azul,
con matiz de gris.
Te desboronas entre mis dedos.
Mi alma es infeliz.

Existencialismos son,
de nosotros,
de ti,
de mí.

Por que perderte fue lo peor,
para mí…

¿Será mi fe quebrantada?
¿El desconcierto o el amor?
Me hunde, me pierde,
me ahoga y muero.

Eras mi fe,
hoy mírame.
Sin ti.
Fe.

¿Que tal se siente?…
Cuando dios miente,
Nuestra eternidad…
¡nuestra eternidad!
en unión,
en la noche gris,
oscura y negra,
se perdió…

-El esporádico sacrificio de reír-

Inocente, no te podes declarar.
Es claro para mi sistema que sos vos
quien me hizo esto.
Culpable…
De causa a efecto,
de acción a reacción,
de ti a mí.

Tan saludable,
y normal,
tan puro e inocente.
Yo me sentí vivir…
existiendo al lado de una razón,
bajo la luz fluorescente.

De lado a la ventana en la que el mundo camina;
Un par de ojos picaros,
un juego de dientes, y una vida…
Que quiere investigar, para ver mas allá.
Quiere absorber esa energía.
Retroalimentando ese monstruo,
que su alma derriba.
ese que soy…
dentro del que  vivo.

Esta noche escupiste el firmamento con estrellas,
moldeaste una cama de vibras,
ordenaste las actitudes correctas,
todo para subsanar la herida
de esa espina en mí,
aquella  espina que no sale,
la espina que yo llamo vida.

Segundos congelados. (Miradas)
Minutos calidos  que no se estiran…
el tiempo tristemente evaporado;
lo respiramos.
Metabólico proceso gracias al cual nos llevamos dentro.
A partir de esta noche todo cambia.

Morfosis elemental,
mediante la cual el espacio será creado.
Espacio para vivir,
pero más importante:
espacio para perecer.
Espacio en el que hoy guardo,
esos segundos congelados.(reír)

-Pureza-

Mirando al cielo
la atmósfera se ha teñido de rojo.
Te asustaste…
lo sentí mientras caía.
Meteorico cuerpo,
destellante, distante, sin opción,
que destino el mío…

Por un momento tu mundo se oscureció.
Viviste mi realidad por segundos.
Es doloroso ese metalenguaje ¿no?
Las montañas y tu entorno se vieron  simplificados, a siluetas.
Tus pupilas dilatadas,
debido al brillo causado por mi cuerpo ardiendo,
precipitándose,
cayendo,
entrando a tu mundo.
(naciendo)

Etnias, humanos.
Equivocaciones, errores.
Conflictos y relaciones (no quiero existir),
solo queda esperar a que esto muera.
En las rocas mi piel fusionada;
mezcla de rocas y dermis.
Espere…

Curiosa,
tu cabellera rozaba mi rostro.
El aroma del mismo  fue quien me despertó,
tus ojos desubicados, no comprenden:
que en un mundo morí, (engendrado)
para nacer en este (asesinado).

Tu sonrisa (el miedo),
tus manos (el horror),
y tu voz…
El color azul del cielo y los verdes.
No se que decir, no se que hacer…
Cerré mis ojos
y sangre mi nueva vida,
para que  fueras vos quien la viviera
por mí.

Exhorte al cielo:
¨Vos que me entregaste ahora llevame,
ya mi ciclo culmino.¨

Fue en tus manos que me volví polvo,
y mi sangre, en aquellas rocas, con el sol se seco.
Yo ahora descanso,
mientras vos (humana):
llevas el peso de la pureza,
de haber sido;
mi primer y único amor.
(contempla la atmósfera y soña)