– MMXI –

Cuesta entender la velocidad del tiempo al reinvindicarse.
Su retrospectivo proceso de pedir perdón.
Ese inusual comportamiento humano que tiene.
Esporádico evento del que vos, el y yo somos participes.

Hoy hemos doblegado las leyes que rigen la vida.
Replanteamos el curso de los minutos restantes de la misma.
Cerramos la posibilidad del error.
Reducimos su espectro.

El recipiente que soy, ha encontrado su contenido.
Vacío complemento, compañero de años,
poco a poco te vas haciendo pequeño.
Disminuyendo. Cediendo.

La asfixia que se provocó en mi,
el silencio de una decada de gritos,
desesperación y desaturación.
Sobre los terracotas de un nuevo otoño, yace hoy.

Quitarse la cara y sonreir a la estabilidad,
se celebra con cada beso que en secreto,
ve la eclipsada luz de una realidad,
parcializada y acribillada por la discreción.

Desde el fondo de sus ojos,
se emite la señal que anuncia,
recuerda y reafirma.
Respiro y estoy vivo.

De su sonrisa, de su piel.
exhumé los restos de mi espera.
De sus besos resuelve,
la juventud y violencia que la pasión da.

Ella y su satelite.
Mi soledad y yo.
Ecuación.
Resuelve en la unidad que somos.

-18-

La perfección de tu forma de ser imperfecta trasciende.
El perfume de tu sonrisa sigue siendo lo mejor en mi.
La sonrisa que se muestra cuando nos conectamos.
El silencio incomodo cuando nuestros ojos se conectan.

1461 días de silencio y respeto.
Estamos mayores, pero la esencia supone.
Nos enlaza, como aquella memoria de noches frías,
Luego del calor de verano corriendo entre vos y yo.

Tus sonrisas olvidando todo.
Mi ojos censurados recordando todo.
Conserve cada momento para cuando volvieras.
Una casa, su familia y sentimientos pausados para vos.

Nunca cerré los ojos tan fuerte.
No mientras mentía tratando de ilusionarme.
Mientras le mentía al destino dándole la razón.
No mientras pretendía que ella, era vos.

Años de silencio y eco de todos aquellos errores.
Esclavo de ellos he tenido tiempo para estudiar.
Los arcos que componen tu imágen,
Los cuadros que componen tu ser.

Sigo cautivo de esa simetría.
La del paradigma de los dos.
Sigo pensando matemáticamente.
En las ecuaciones que nos componen a ambos.

De aquellas noches de pecado misericordioso.
Sobre los días de magenta amarillo.
De aquellas madrugadas de pecados virginales.
De noches azul violeta y verde limón.

Estacionados bajo una lluvia de verano frente a tu casa.
Aparcando el alma en este tu hogar.
Yo silenciaba todo lo que me hiciera dudar.
Y vos pensabas en lo que no lo haría perdurar.

El tiempo da tardado en durar.
35 mil horas para una segunda ronda.
Para poder verte a los ojos y aquel beso terminar.
El que iniciara todo el fin sin siquiera empezar.

-Still-

While the silence has been broken,
I can still smell your nicotine in my skin.
The sin you represent,
Has been cured and forgiven.

You and I.
Once again is a posibility,
Not only in my mind.
But in the cold hearted alley, we call reality.

Once more, your eyes stare at mines.
Your attention is mine.
Forgiving me.
Asking me to draw your face again.

Every 5 minutes,
it’s 2 minutes too late.
4 minutes more than necessary.
300 seconds of me failing to myself.

I still think of my mistakes.
I still believe in your heart.
I still wait for your sign.
I still want to create with you.

Your hands holding mine,
and the time standing still.
Brown eyes against brown eyes.
Lies on top of the truth, while we lay on top of nothing.

In this place, is just you and me.
A thousand souls have disappear.
Four summers ago you left me.
Four summers ago I started waiting for you.

Let this summer night breeze,
be the beginning in you.
A little ending in me.
The past, the present, the future.

For all I know, we are still in that moment. Four summers ago.

-Similitudes-

Vos diamante y yo de arena.
Vos brillante y yo mate.
La misma historia romántica de la vida,
Sucediéndose en este mismo lugar y tiempo.

Este cuarto huele a historia y sabe a contradicción.
Somos la antitesis de cada uno,
Complementamos esa fantasía de amar todo lo que criticamos.
La extraña tendencia, el cliché y el lugar común.

Vos de rosa, y yo de negro.
Tu cabello peinado reside sobre la cama,
Mientras los rayos caen del cielo y los truenos suenan afuera.
Acá todo calmo hace mi mente reventar.

Mientras duermes yo ardo en desesperación.
Mi mano poso sobre tu cabellera,
Café, contagia mi dermis de perfume,
Y adormece mis sentidos.

Vos mientras tanto percibís mis sensaciones,
Las entendés y te hacen regocijarte en mí.
Los dos cadáveres de una aberración yacen en un colchón,
Como dos titanes… como dos titanes.

Acá “nada” ha sucedido,
Pero el mundo podría apreciar esto como un campo de guerra,
Los muertos son el ego y el orgullo,
El vencedor herido y usado es el sentimiento.

Las palabras calzan,
Las risas no cesan,
Las cuales estupidas no se callan.
La luz artificial es constante y sin variable alguna.

La tormenta afuera sigue,
Adentro la calma se comienza a romper conforme llega el momento,
Con forme llega el error,
Con forme llega la decisión.

Por que siempre ha sido así,
Por que eso no cambia…
Por que vos te vas,
Y yo me quedo…

-Conocimiento-

No te daría miedo ser tan obvia para mí
como lo sos para la ciencia?
Seria decepcionante-te digo.
¡Lo sos!- te afirmo.

No has sabido ser más que esa simple teoría hecha carne.
Matemáticamente predecible.
Explicativa en cada uno de tus pasos.
Patéticamente sistematizada.
¡Humana!

No resolves mucho de mi vida.
No sos gran parte de la misma.
Sin embargo; sos esa diminuta incomoda parte que no calza.
Eso que desentona siempre que se quiera ver un paisaje armonioso.
Un cuerpo lleno de letras, que fonéticas solamente suenan.
Pero no hacen más que eso…

Sonidos inaudibles para mí, el primate, el fenómeno.
Probablemente arte para aquel humano evolucionado y sordo.
Por que yo ignorante solo se escuchar,
Mientras vos y tus semejantes asimilan vibraciones nada más.
¡Me impresiona su superioridad!
Yo agradezco mis humildes e inferiores cualidades.
Nunca esta de más desear la superación, con vos como norte.

Lo que me asombra es cuando estamos frente a frente.
Te pareces tanto a mí…
Es como un espejo…
¿O será que soy yo el que se parece a vos?
¿Somos solo herramientas?
En cuanto a vos estoy seguro de ello, pero no de mí…

Sea como sea,
Siento que es mas fácil de resumir que lo que vos crees…
¡Vos!

-¿(“X» & “Y” = infinito)? –

Son mis últimos catorce segundos de vida hoy,
Es impresionante que los desperdicie en vos.
En vos oriente femenino.
Todo esto es matemático.

Yo occidente masculino te digo;
No somos más que tiempo atrapado en la mente.
Lamente muchas veces todo lo que paso.
Lamente como sucedió.
Esta pesadilla es;
Una repetición de nuestra vida entera
Ligados en la lucidez del tiempo.

Estábamos en la cúspide de un clímax sentimental.
Ambos sonreíamos juntos
A un atardecer de desgracias e infelices pasados.
Éramos esa estructura firme que ni un dios podía derribar.
Una sólida sociedad,
El resultado de una ecuación exorbitante y cartesiana.
Yo “x” y vos “y”.

¡Sólidos!! Como dije…
Amalgama de dolor odio y el mas puro amor de infancia.
Todas las piezas en su lugar sosteniéndonos dominantes en lo alto.
Pero te equivocaste.
Fuiste cautiva de tus impulsos,
Y cometiste el error…

Supiste ser demoledora y no dejar nada en pie.
Fallaste en ese eslabón que débil,
Nunca fue necesario en realidad.
La tentación…

Siempre te vi dentro de un cuadro visual.
Un contexto.
Era un área segura en la que todo estaba bien.
Nada se salía de control y todo estaba a la mano.
Cuatro paredes, un sofá vos y yo.
El tiempo inexistente y nuestras largas conversaciones de filosofías.
Un día no te encontré ahí,
Me preocupe, y llore.
Nunca creí que en un futuro el asco
No me permitiría querer verte de nuevo.

En este momento en el que mi vida se precipita hacia la inercia,
Pienso en tus ojos y tu tímida sonrisa llena de tristeza.
Recuerdo tu excelencia en fallar y mediocridad existencial.
Todo eso a lo que le llamas tu “ser”.
Que aunque cautivante me atrapo y sedujo mis sentimientos hasta apropiarse de ellos…
No supo superarse ni mantenerse en pie.
Recuerdo toda esa imperfección que sos,
Y el mucho amor que desarrolle por ella.

Sin embargo y a pesar de creer haber vivido el final,
Es hoy cuando me doy cuenta de que;
El resultado de todo esto es el infinito.
Creí haber finiquitado algo que es imposible de acabar.
Nuestra relación y su carácter de ave fénix es perdurable,
Para bien o para mal,
Con el amor que nos dimos,
O con el desprecio tan grande que mutuos y recíprocos,
Es indudablemente lo que nos une hoy por hoy.

Así mismo y por eso, es que digo y repito,
Que a pesar de lo que sucedió,
Sin importar lo que esta pasando,
Y haciendo de menos la inmensidad de un futuro incierto;
Nos volveremos a besar…

-Metropolitano-

Vivo entre aceras y calles.
Entre los distintos matices del odio.
Entre la aberración y el simple deseo de ser honesto.
Entre el descaro y la sinceridad.

Camino con mi mirada baja,
Para no toparme con el tiempo.
Tiempo que se evapora antes de tocarme,
Por el calor que emano.
Dentro de mi arde el fuego del aburrimiento y el ocio.
Lastimosamente la madera es mi productividad.
La materia prima en ebullición es mi vida.

La rutina no es más que una solución.
Una manera de darle vueltas a todo lo que es al fin y al cabo:
Monótono.
Todo lo que al fin y al cabo es repetitivamente infinito.

Lo peor es el hecho de que cuando requiero de tiempo para aplicar,
Este ausente siempre se encuentra,
Siempre se anda por los bosques de escasez.
Y burocráticamente me llena de promesas.

La totalidad de lo que me rodea es estrepitosamente conocido ya.
Se exactamente que voy a sentir como y cuando…
Se el por que,
Se el como y se el para que.

Este calor adentro mío y su proceso de cocción,
Satura mis sentidos.
Nubla mi vista el vapor.
Y he perdido mi olfato.
No es que haga falta…

Yo mismo me encargue de sellar mis ojos,
Los soldé.
Así quizá en medio de esta industrialidad pueda encontrar algo.
Una especie de sorpresa…
Algo que me haga pensar,
Eso que llamo un “no se que”.

Algo que en medio de mis obsoletas cualidades,
Sepa rebuscar,
Pero sobre todo encontrar,
Aquel lodoso y primitivo yo;
Quien entre raíces y silencios,
Supo sonreír a pesar de la destrucción.

-Tu noche-

Sos dueña de esta noche.
La velada tan trágicamente mágica fue…
Incompleta.
Pero entera.

Me supiste excavar.
Me supiste hacerme excavarte.
Las verdades que escupíamos en nuestras caras,
Fueron asquerosamente deliciosas y refrescantes.

Nunca te había visto como hoy,
Tan ciega y tan muda.
Es como si tus sentidos estuvieran en huelga.
Como si solo tu oído tuviese fuerza.

¡Esta noche quiero perder mi cordura!
Quiero besar mi ventana para que la noche misma,
Se encargue de transportar este beso,
Hasta ese lugar en donde estas vos.

Quiero que no termine,
Y no duermo creyendo que así lo lograre…
Es una fantasía,
Así como lo es creer que nos pertenecemos.

Una idealización…
Como cuando pienso en mil maneras
Para que la forma de tus labios complemente la de los míos.
O que tus manos yuxtapuestas a las mías logren ser una sola.

Lo que si es real es el recuerdo de esta noche.
Es real el sentimiento.
Es real tu perfume en mis prendas de piel…
Y es real mi espera.

Me queda ese momento entre la noche y la mañana.
Cuando todo pasa de negro a azul-violeta y celeste.
El segundo que marca el ayer y el hoy.
Ese lapso entre el frío y el calor.

Momento matutino en el que cierro mis ojos,
Esclavo del alba y mis propiedades terrenales,
Los cierro en contra de mi voluntad,
Lentamente.
Para vivirte mejor…
Pero para no verte más.

-La espera-

La lluvia ha caído sobre mí en todo este camino.
El frió ha endurecido mi piel poco a poco.
La humedad ha saturado mi piel poro a poro.
Ha adormecido todo pensamiento dentro de mí. (No olvido tu frase).

Tanto frió en esta noche, ha tenido su efecto.
La punta de mi dedo índice se ha tornado de plomo.
Esta es disparada por mi mano azul verdosa.
Alto en el cielo va…

Sube hasta lo más alto mientras pierde potencia.
Ahora se precipita y te busca a vos.
Busca tu cuerpo para herirte.
Busca romper tu piel y quebrar uno de tus huesos.

Mi bala de piel, es parte de tu sistema óseo ahora.
Y justicia ha hecho surgir…
Ya que ese dolor y sangrado que te provoca la herida,
Es equivalente a todo lo que me has hecho sentir.

Poco a poco y poro a poro,
Tu calor interno derrite el plomo y deja solo mi carne dentro de ti.
Esta se expande y se mezcla con la tuya,
Soy una pequeña parte de ti hoy.

¡Mi alma celebra!
¡Mi alma ríe descontrolada!
Estas infectada de mi…
Estas enferma de mi…

Ahora solo queda la espera,
Por que cuando yo muera por el dolor que me has regalado,
Una parte tuya morirá también…
Y poco a poco y poro a poro,
Morirás gracias a mí también.

-Tu pigmentación-

Conocido es para mí ahora,
Una vez que he visto mas allá de tu piel,
Y pulverizado tu osamenta para sintetizar y entender,
Tu color.

Tu preciado carácter pictórico te separa en mi mundo.
Tenes propiedades invaluables,
Características que infames;
Otros humanos buscan adueñarse de ellas.

No es cuestión étnica ni de raza.
No es cuestión de rasgos físicos.
Es cuestión de lo invisiblemente inevitable.
Es cuestión del sentir.

Autentica es rosada tu alma,
Es rosada tu esencia,
Rosada es tu voz,
Y rosada es tu manera de callar antes de hablar.

Roja es tu apasionada alma,
Y blanca siempre tu sincera respuesta.
Rosada tu mirada,
Rosada mi forma de esperar.

Rosadas tus mejillas ante el sol.
Rosadas cuando mi beso te ataco.
Rosado el mundo luego de ese segundo.
Rosada es la muerte cuando estoy con vos.

Roja siento mi alma.
Blanca (ahora) adoro mi vida.
Blanco siento el corazón.
Rojo piensa mi mente.

Y rosado es mi amor por vos