Peque

Creciendo cada instante.
He perdido millones de esos.
Conservo los que compartimos.
Me aferro a ellos.

Un día de tantos que compartimos.
Un recuerdo.
Esa perla que al tocar,
me transporta a esa sonrisa corporal del alma.

A veces, el miedo me invade.
El pánico.
Cuando no veo en tus ojos la memoria.
Cuando no entendés lo que digo.

Porque esas perlas en mi vida,
son el inicio de cada día.
Son los momentos en soledad.
Son mis carcajadas silenciadas en público.

Cuando tus manos han crecido.
Tus brazos me abrazan completamente.
Tus palabras son completas.
Cuando me comprendes y conversas.

Mientras hablamos recuerdo verte crecer.
Una mañana en el jardín.
Una risa incesante que retumba en mi cabeza.
La niña más tierna durmiendo sobre mi hombro.

Si bien no sos mi sangre,
haces mi corazón palpitar.
Si bien no sos mi familia,
quiero ser el escudo de tu sonrisa.

Algún día fui vos,
solo puedo esperar que lo logrés mejor que yo.
Sos tan inteligente…
Nunca vas a estar sola.

Encontraras el camino de la mano de tu sol, planeta.
Espero ser un satélite que ilumine tus horas de oscuridad.
Así como tu foto, nuestra foto.
Así nunca vas a estar sola…

Las miles de disculpas que he dado sé que no son el jardín que prometí.
Algún día quizás entenderás porque mi gran amor por vos, esto decidió.
Alguna mañana te podré dar la bienvenida con una sonrisa.
Usar una estrella de almohada y reir hasta el cansancio solo porque si.

Que tu ternura nunca te deje.
Que tu dulzura se quede.
La curiosidad y la ingeniosidad.
El amor y el calor que das…

Aún sueño con volver a casa,
y el tiempo no pasa en mi mente.
Cuando te tengo en brazos,
entiendo como el tiempo es la más vil mentira.

Cuantas risas he perdido…
Aquellas miradas de complicidad.
Nuestros planes ejecutados a la perfección.
Una noche en el fuerte… Nuestro fuerte.

Una disculpa más cada día.
Una herida más al corazón.
Peque no tan peque.
Yo pequé al dejarte. (Por ello te sigo)

Si algún día me buscas y no me encontrás.
Espero encontrés esta carta en mi lugar.
Y luego podas voltear atrás,
solo para encontrarnos una vez más.

Semáforo

Rojo.
3 minutos de silencio.
En medio del ajetreo.
180 segundos para respirar.

Luego sucede.
Desenfoque sobre el pavimento,
se pierde el horizonte,
y todo deja de ser.

Algún detalle me lleva al pasado.
Un sonido, un aroma, un detalle.
La inevitable tristeza que da,
detener la ocupación mental.

Recordar…

Su sonrisa, su mirada.
Esas pestañas y nariz.
La expresividad de sus manos.
Su largo cabello.

El poder definitivo de reir con todo su cuerpo.
La mirada profunda perdida en el vacío,
mientras solucionaba todo aquello,
que yo no podía siquiera comprender.

El silencio.
Los momentos en que no necesitábamos palabras.
El lujo del habla es de mundanos.
Nosotros somos almas.

Una mañana más…
Un amanecer.
Una noche.
La eternidad de nuevo.

Tenerla al frente y saber que la puedo abrazar.
Sin el temor inmenso de un rechazo colectivo.
Peor aún el individual.
El rechazo.

Si usando mis brazos de faja,
sostenía su sonrisa en posición.

Si usando mis brazos de faja,
me sostenía de la caída al abismo.

(Larga caída que sigue siendo)

Verde.
Es hora de continuar.
(Hasta el siguiente recuerdo)

Protegido: – Capítulo V –

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: -Capítulo IV-

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

-Aire-

Allá arriba no somos.
Flotas sin control sobre la nave que te lleva.
Transportas tu vida.
Mi parte se queda aquí.

¿Qué es el hogar?
¿Materiales y calor? Sabanas…
¿Qué es un lugar?
¿Calles y avenidas? Aceras…

Allá arriba somos inmensamente pequeños.
La gransiosidad de nuestra inexistencia es inminente.
En medio de tanto, mares, ríos volcanes.
Mensajes, conflictos, palabras y exhalaciones.

Aire.
Nos conocimos.
Vos y yo.
Aire.

Oxígeno, espacio.
Aire, acolchado.
Entre vos y yo.
La infinita medida incalculable para nosotros.

Lo que nos escapa.
Lo que no entendemos.
Lo que desconocido.
La constante del no saber.

Aire, como aquél que nos abandonó en más de un momento.
Cuando tus labios en huelga no se separaban de los míos.
Cuando mis manos no respondían al impulso,
aprisionando tus caderas.

Aire como el que necesitamos para vivir.
Como el que nos dimos el uno al otro.
Hoy te llevas tu vida, en el aire vuela.
En la maleta de tu pecho, vuela la mía.

Pensa en el aire, estando allá en el aire.
En la paradoja que es esta burbuja.
Una burbuja de aire, para consumir.
Una burbuja de millones de parasitos del aire.

Un sitio en donde en medio de millones,
en medio de aceras y sabanas.
Logramos hacer un hogar, en un lugar.
Dandonos y quitandonos,  el aire.

Vos. Sos aire.

Palabras

El ser dialoga consigo mismo.
Redudante, por horas.
Días. Meses, vos sabes…
Lo que parecen años y son solo segundos.

Estudiar las palabras es interesante.
Su significado, su contenido.
Lo que encierran.
Lo que proyectan.

Estas, no se pueden entender,
hasta ese momento en se viven.
«Miserable» es un adjetivo.
Pero también una realidad.

Las palabras viven cuando hablamos.
Pero es cuando se ausentan,
que encuentran su plusvalía.
La ausencia de tus palabras…

¿Cómo explicarle a ella algo sin palabras?
¿De que sirven mis palabras si a ella no llegaran?
Por que no son palabras para el mundo.
Le pertenen a sus huesos, víceras, persona.

¿Qué palabra se usa para explicarle al ser su condición?
Su tan particular desayuno de lágrimas y clavos en la garganta.
La de esperar una vida entera para sentirse así de mal.
Así de vivo.

¿Qué palabra le prepara al ser para lo que está por venir?
Dolor solo tiene dos vocales.
Pasa lo mismo con odio y amor.
Perdón es una aguda, de grave condición.

¿Qué palabra podría explicarlo todo?
Esa palabra que represente el beso a la nada,
que periódicamente se lleva la noche,
y vaga hasta fallecer sin lograr explicarse.

Una palabra que lógre separarse en dos,
uno grande y uno pequeño,
se estrelle en dos mejillas,
descubriendo la verdad escencial, química corporal del alma humana.

Que explique con la fuerza de oceanos en tormenta,
las palabras que residen en el pecho de aquél,
que ya no las puede pronunciar.
Que explique lo que es extrañar…

-Fail-

Not in a graceful way.
No matter how hard I try,
effort will always come short.
My best, isn’t enough.

Fail comes to me in a smile.
In her laughter.
She laughs at me.
She laughs out loud.

Pain comes with failure.
But failure never comes with pain.
Get rid of me…
Forget about me.

Forget the good things.
Remember the worst and good night.
My solution is love.
Trust.

Your solution is end.
Disbelief.
Ignorance is the lethal weapon,
death shall point at us…

Take off your face.
I’ll rip my skin off.
Purify.
Let’s join our skulls and be.

Don’t take me thru that road.
The one disguised of solution,
bright and green.
Deadly and obscene.

Separation is not my option.
Separation is your key.
Separation will destroy all we’ve build.
It will destroy you and me.

Separation is by all meanings my biggest failure.
Overjoyed by this gag order, every single time I try it.
My effort gets tired of being yield at for trying too hard.
Holds on to you and promises he wont let go.

Until,
Still in love,
Dies from your bad intentions,
Hidden in every fake kiss.

-XIV-

Vacilaría con el tiempo si no fuese letal.
Asumiría mal que el mismo no progresará nunca.
Ninguno de nuestros ansiados sueños llegaría a la costa.
Esquivaríamos la incomoda realidad a la que nos sometimos, años atras.

Silencio prolongado de ciudades distantes.
Ornamentadas urbes a las que no pertenecemos. [Vení]
Sueños como soluciones a nuestras realidades.

Tacromilús. [Veanme hacerlo]
Oscurantismo y pecado, necesario para el bien del alma.
Dardos tranquilizantes que nos relajan y calman
Oxitetraciclina para los males de nuestras almas, la realidad.

Pasarían años, meses, días, horas y suspiros.
Apenas respirar para tener las fuerzas de recordarte. []
Reiterativamente volver, sin poder regresar ni avanzar.
Alucinacinar adjudicado con el día en que tus manos volvieran a mi.

Mi dogma tus ojos. [El todo]
Idea divina que hoy reposa al lado mío, y me ve despertar

Tendida la gracia de nuestros caminos, intersectados.
Elixir de vida, sin el cuál es imposible vivir ahora.
[Construiremos un casa en la intersección del tiempo]

Alcanzar el sueño que se ha tenido nunca pudo ser más glorioso.
Muestra de nuestra falta de respeto por el tiempo y su falta de fé al andar.
Obtuvimos lo que se guarda para la deidad y lo divino
y es lo que hoy por hoy llamo «Vida» cuando nos sostenemos de las manos.
[Ese segundo en la historia del tiempo que se llama felicidad]
|

|

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

|
|

-Sonrisa-

Es el inicio del fin y el fin del principio.
La dicotomía entre morir mientras se vive.
La intensidad de la calma.
La catástrofe más bella.

Encierra todos los secretos a la felicidad.
Contiene la magia de la creación, la cual fluye al sonreír.
Incompleta. Pero nunca había visto algo tan bello.
Robusta. Pero fina como el mármol de Florencia.

Los segundos que dura este evento,
tatuan el alma de quien la mire,
ciegan a quien la disfrute,
completa al hombre en su jornada de vida.

La sensación incipiente de no entender el lenguaje.
Ver la técnica y no saber como obtiene el resultado.
Ahnelar entendimiento.
Absorber su inmensidad, y sumarla a la insiginificancia del ser.

Es oxígeno.
La única forma de mantenerse vivo en este mundo.
Es agua.
El mayor porcentaje de lo que soy.

La totalidad y las partes,
el miedo por la felicidad,
y la felicidad que me causa sentir ese miedo.
La belleza simplificada en piezas de su cuerpo.

El epítome, la cúspide, el clímax.
La perfección disfrazada, riendo sin vergüenza,
cada vez que despliega su intensidad,
me enseña a obeservarle con el alma.

Genera vida, alterna muerte.
Un soplo de creación emana cada vez que aparece.
Y yo sentado en la mecedora de mi balcón,
solo me queda la espera de volver a verla.

-Bit-

Extravagante silencio que rompe las reglas.
Privelegio sufro por ser buen escucha.
Delgada escultural sinfonía que se desata,
El agradable sonar del caos componiendo.

Por que la belleza que se encuentra en este MIDI,
el que se desarrolla entre tus notas y las mías,
tiene compases que solo en nuestro sistema auditivo,
de manera sólida y sin cuestión, cobran sentido.

El resto del planeta puede que sea sordo.
No pongo en cuestión su incapacidad de comprensión.
Cuando limitados por sus propios estándares,
fallan en lograr procesar la compresión.

Archivados tus fonogramas y los míos.
A tiempo, complementandose.
Archivadas tus miradas y las mías.
Fijas, comunicandose.

Los códigos, las notas, 8bits.
Los roces, el tacto, sentir.
La secuencia, los tonos, ritmo.
Lo inevitable, la atracción.

Las sonrisas encapsuladas en instantes por siempre,
plasmados con tintas sobre papel digital,
en la memoria que ocupan viven siempre,
dentro de los procesadores intepretadores que somos.

Por que mecánica ha sido mi vida, robótica.
Sin la capacidad de apreciar una tonada,
y en el momento en que tus brazos de piel,
me han rodeado, mi vida por siempre ha cambiado…

¿Lo sentís creciendo adentro de tí también?