– MMXI –

Escrito por en septiembre 11, 2011 a eso de las 7:45 pm.

Cuesta entender la velocidad del tiempo al reinvindicarse.
Su retrospectivo proceso de pedir perdón.
Ese inusual comportamiento humano que tiene.
Esporádico evento del que vos, el y yo somos participes.

Hoy hemos doblegado las leyes que rigen la vida.
Replanteamos el curso de los minutos restantes de la misma.
Cerramos la posibilidad del error.
Reducimos su espectro.

El recipiente que soy, ha encontrado su contenido.
Vacío complemento, compañero de años,
poco a poco te vas haciendo pequeño.
Disminuyendo. Cediendo.

La asfixia que se provocó en mi,
el silencio de una decada de gritos,
desesperación y desaturación.
Sobre los terracotas de un nuevo otoño, yace hoy.

Quitarse la cara y sonreir a la estabilidad,
se celebra con cada beso que en secreto,
ve la eclipsada luz de una realidad,
parcializada y acribillada por la discreción.

Desde el fondo de sus ojos,
se emite la señal que anuncia,
recuerda y reafirma.
Respiro y estoy vivo.

De su sonrisa, de su piel.
exhumé los restos de mi espera.
De sus besos resuelve,
la juventud y violencia que la pasión da.

Ella y su satelite.
Mi soledad y yo.
Ecuación.
Resuelve en la unidad que somos.

Comentarios cerrados.