-Ironía-

Escrito por en septiembre 14, 2009 a eso de las 5:42 pm.

Sosteniendo mi alma,
al lado de la repetición de una tragedia,
nuestros caminos en una curva,
nos hicieron estrellarnos.

Luego de una noche de perplejos movimientos
terminar
con un improvisado abrazo tuyo
no parece sonar tan mal…
Con tu virtud juvenil, soñadora,
cargándome de vos.
(Energía)

Potencial y cinética…
que relación…
El imprevisto se supo dar,
de manera que todo pareciera el destino,
pero;
¿existe?

Entre la gente te busque.
En un automóvil colectivo,
transportada la magia.
La vida.
Ese,
tu ser…

La ironía
sabe como atenerme,
las consecuencias saben premiar. Hoy.
Las causas absurdas,
toman sentido.
Y vos,
relucís.
Sobresaliendo.
Otra vez…

En mi mente  la amistad se disfraza.
El deseo,
la superación…
Ese infinito momento  eterno, etéreo que solo vos podes dar.
Luz proyectada, sin sombra,
contornos, siluetas,
y el fondo…
Negro, azul, y verde.
Luces,
tímidas, amigas de la noche,
te adornan el aura.

Fueron segundos,
cercanos a un minuto.
En mi serán meses.
En mi cabeza, en mi mente,
en mi alma, en mi ser…
Parte de mí.

Irónico
¿no te parece…?

A pesar de todo,
no entiendo como;
ahora ante una luz artificial
me confieso:
Tu rostro, no lo vi,
tu figura, no la detalle,
tu olor no percibí.
Pero tu alma me corto;
y las miles de heridas,
son un recordatorio.
De tus ojos
y  el universo que se contempla en ellos,
prueba de tu existencia.
(tu penúltima galaxia me sonrió).

Y es que es irónico;
que nada de esto tenga sentido…
Es irónico;
que mi mal termine,
donde empieza la reacción de tus hechos, en mí.
Y la ironía en si es:
Cuando me abrazas con tus fuerzas,
(Diosa)
yo sienta esto
así,
y vos no lo sepas siquiera…

Sosteniendo mi alma,

al lado de la repetición de una tragedia,

nuestros caminos en una curva,

nos hicieron estrellarnos.

Luego de una noche de perplejos movimientos

terminar

con un improvisado abrazo tuyo

no parece sonar tan mal…

Con tu virtud juvenil, soñadora,

cargándome de vos.

(Energía)

Potencial y cinética…

que relación…

El imprevisto se supo dar,

de manera que todo pareciera el destino,

pero;

¿existe?

Entre la gente te busque.

En un automóvil colectivo,

transportada la magia.

La vida.

Ese,

tu ser…

La ironía

sabe como atenerme,

las consecuencias saben premiar. Hoy.

Las causas absurdas,

toman sentido.

Y vos,

relucís.

Sobresaliendo.

Otra vez…

En mi mente la amistad se disfraza.

El deseo,

la superación…

Ese infinito momento eterno, etéreo que solo vos podes dar.

Luz proyectada, sin sombra,

contornos, siluetas,

y el fondo…

Negro, azul, y verde.

Luces,

tímidas, amigas de la noche,

te adornan el aura.

Fueron segundos,

cercanos a un minuto.

En mi serán meses.

En mi cabeza, en mi mente,

en mi alma, en mi ser…

Parte de mí.

Irónico

¿no te parece…?

A pesar de todo,

no entiendo como;

ahora ante una luz artificial

me confieso:

Tu rostro, no lo vi,

tu figura, no la detalle,

tu olor no percibí.

Pero tu alma me corto;

y las miles de heridas,

son un recordatorio.

De tus ojos

y el universo que se contempla en ellos,

prueba de tu existencia.

(tu penúltima galaxia me sonrió).

Y es que es irónico;

que nada de esto tenga sentido…

Es irónico;

que mi mal termine,

donde empieza la reacción de tus hechos, en mí.

Y la ironía en si es:

Cuando me abrazas con tus fuerzas,

(Diosa)

yo sienta esto

así,

y vos no lo sepas siquiera…

Comentarios cerrados.