– Folio 5 –

Escrito por en agosto 22, 2009 a eso de las 8:46 pm.

“Se por que la culpa te abraza…”

El agua corre sobre el asfalto,
bajo nuestros pies.
Sube el vapor,
se atasca constante en nuestros  tabiques nasales
sin embargo,
no es el mismo el efecto.

Los cabellos empapados se pegan a la cara.
En ti;
caen por tu frente,
se atascan en tus mejillas,
y descansan en tus senos.
Dependes de la gravedad.

Nuestras ropas pesan,
pero no tanto como este sentimiento,
damos la curva de tu barrio,
un charco mas y llegamos…

Ya es hora.

La palma de nuestras manos es el único sitio calido y  seco,
debido a que juntas forman una cápsula,
donde se conectan nuestras almas,
punto energético de este amor.

Secándonos;
no puedo ignorar esa gota de agua que se refugia bajo tu labio. Seguimos el proceso, (Sigue allí)
terminamos.
Todavía acampa ahí.

Húmeda
cuelga y pende de tu labio inferior,
tu olor (mojado),
los vapores de nuestros cuerpos se mezclan,
los respiramos y nuestros tabiques
relajados descansan.

Tu labio que rojo clama por que lo liberen,
del torsalo que esa gota es…

Magnetismo,
se segmenta en un perímetro limitado,
entre tu nariz y tu barbilla.
Absurdo, y sin ataduras o miedos:
¡Ataco!

Arranco el mineral de tu muralla inferior,
me alimenta,
refrescándome…
pero es el hecho;
de que sean nuestras bocas una masa fusionada al fin,
lo que alimenta mi alma.

Híbrido.
El vapor da calor, y abochorna.
Unión.
Aromas terapéuticos que respiramos y emanamos.
Un beso.
Nos separamos.
Asimilo el ph de tu saliva,
abro los ojos y te miro:

Entiendo tu culpa.
Mi lastima te regalo
cuando veo esa lagrima asomarse,
corres la mirada (típico).
Yo analizo tu perfil,
tus poros abiertos…

Finaliza ya el conteo.
Es hora.
Es en mí ahora  que la lágrima se asoma…

…besémonos ahora y culminemos con todo
de una vez.

No te culpes más,
incorporame en tu fermentación,
anaeróbicos,
descansaremos hasta el atardecer del tiempo.

Comentarios cerrados.