– Exhala –

Escrito por en mayo 19, 2016 a eso de las 12:13 am.

Se nos ha ido tan rápido.
Tres años llenos de meses vacíos.
De días sin sentido.
De noches extrañándote con el dolor en el pecho.

Cuando las costillas hacen ese recuerdo real.
Aún sucede…
Aún hoy.
Sucede.

Recordar la infinidad de veces que prometí amarte.
La infinidad de veces que fui correspondido.
La mágica manera en que comprometí mi alma.
Para ahora viajar remoto, sin ella.

Mi alma se quedó estancada en un 19 de mayo.
El día al que nunca pertenecí.
Un día en que se celebra la vida.
Una importante, que sigue.

Miles de satellites orbitan nuestro planeta.
Sirviendo a la vida en la tierra.
Invisibles.
Cumplen su función y callan…

Yo no soy tu luna.
Tu luna camina de la mano con vos día a día.
Menos aún podré ser tu sol.
Tu sol te ilumina el camino y regala la vida.

No soy más que una creación del hombre.
Nada divino, nada especial.
Un obsceno silencio a ochocientos metros.
Como aquel niño que se enconde de sus padres.

Y aquella vaga idea de regresar.
Volver ambos al altar.
Tiene el mismo futuro que un hijo de Saturno.
Devorado sin cabeza por nuestro temor…

No soy más que ese cuadro de Goya,
en la sala de tu mente.
No más que el mito de Sísifo.
No más que el recuerdo silenciado.

Exhala, me recuerdo.
Tres años han pasado y es hora de respirar.
Pero el miedo reside en soltar y liberar los pulmones.
Y que con ello escape, la poca vida que tengo en ellos.

¡Que se celebre la vida!
Eso nunca cambiara.
Desde mi ausencia es más vida.
Y esa muerte es sanidad.

La de la tierra y su satelite.
La del sol que en 8minutos ha de llegar.
Mi felicidad es ver la tuya.
A distancia, y a callar.

{07-03-11}

Comentarios cerrados.