-Espera-

Escrito por en agosto 23, 2009 a eso de las 12:07 pm.

Mi silencio no sabe de nada,
mas que de lo que quiere hablar.
Muere por ir a tu lado,
verte a los ojos y saludarte.

Seguido, morir de pánico
cuando contestes,
respirar y entender
la nueva vida que le acabas de dar.
(con tu palabra)

Pero es el miedo, la duda,
es el temor, timidez…
Es pegamento a este banco
que no permite acercarme mas hacia tu contorno divino.

Esa silueta se me dibuja
en todo lugar de mi mente,
cada vez que mis parpados se besan,
exaltados por tu figura (enseñándose)
se separan.

No lo logro entender por que no puedo moverme.
Es una petrificación metabólica aleatoria
en torno a vos.
Quiero que todo quede atrás…

El alcohol; inhibidor de mis sentidos,
testigo de mis fracasos me acompaña,
me aconseja.
“Esto no lo necesitas, no lo necesitas”

Una batalla se libra en mi mente,
trato de matar al temor.
Cada vez más cerca de lograrlo,
mi seguridad se asoma y toma el mando.

Inspirado por todo el minucioso estudio
de ti en mi mente y por esa sensación,
un conjunto de emociones exquisita,
me determino.

Mis  ojos y puños cerrados,
mis pies firmes se lanzan, cómplices de la gravedad.
Llego el momento, ya no hay que esperar.
¡Listo!
Pero otra vez, de nuevo,
Allá vas,
Saliendo
Abandonando el lugar…

Retomo mi banco y me siento.
A  esperar.

Mis ojos y puños cerrados,

mis pies firmes se lanzan, cómplices de la gravedad.

Llego el momento, ya no hay que esperar.

¡Listo!

Pero otra vez, de nuevo,

Allá vas,

Saliendo

Abandonando el lugar…

Retomo mi banco y me siento.

A esperar.

Comentarios cerrados.