– Desprecio –

Escrito por en diciembre 9, 2015 a eso de las 1:08 pm.

De todo lo que odio.
Me acuerdo.
Todo lo que odié.
Añoro.

De aquella noche de trova,
en aquel remoto bar.
En medio de esa montaña.
A la luz de las candelas.

De no creer en el dios.
Pero seguir condenándolo,
por lo que nos hizo.
Cuando nos deshizo.

En ponerme en su lugar.
Pensando que haría si fuera el.
Es como jugar lotería y soñar.
Así de frustrante.

De los momentos de pelea.
Y como no los detuve con un abrazo.
Los problemas que nos agobiaban,
no eran más que caprichos.

El deseo de sentirse solo en este mundo.
Vuelve.
Cada vez que recuerdo lo que es realmente estar acompañado.
Mientras estoy rodeado de personas.

Cuantas veces corrí a vos por un abrazo.
Tranquillité, paix et la sécurité.
Las veces que al otro lado de la mesa, te dibujo.
La solitude et le vide.

El interminable instante que es el recuerdo.
No esperaría una respuesta fácil, jamás.
Las voces, sensaciones y ruidos.
Lo que cobija esta fachada.

Lo que — todos los días — carbura el corazón.
Guarda silencio y pensa lo que decís.
No te dejes contaminar por los peros.

Yo se que este segundo ha sido una eternidad, para vos también.

Comentarios cerrados.