– Daño –

Escrito por en mayo 9, 2016 a eso de las 10:16 pm.

Por soltar la roca en cause de este río.
Por montarnos en la corriente,
sin tomar en cuenta los parasitos
dependientes de nuestros cuerpos.

Porque somos ecosistemas para vidas,
cuyo sentido es tan vacío como la dependencia.
Porque un puente entre nuestros ecosistemas
terminaría acabando con ambos.

Vos y yo debemos de determinar.
Si el fin de todo lo iniciado es lo correcto.
Si el dejar que todo fluya con el agua es lo propio.
Si nada más importa en este mundo y es mejor la muerte.

La muerte de todo aquello incomprendido.
El fin de todo aquello que requiere explicaciones.
Todo lo que no es metabólico.
Lo no pertinente a lo metafísico.

Lo mundanamente humano.
Lo sucio, lo que requiere de palabras.
Todo aquello que atrapa lo escencial.
Lo ahoga, mediante el hacerlo respirar de este aire.

Ha sido un placer experimentar esto.
En un plano espiritual de miradas y silencios.
Perdido en las sordas palabras que nunca ocupamos.
Entre la traslación de la rotación y 10 grados norte del ecuador.

A temperatura ambiente.
Aclimatados.
Perdidos en la calma de la desesperación.
El querer algo y saber que eso no es poder.

El saber que en este caso, el río corre,
se lleva a uno y el otro queda.
Los ecosistemas se salvan, la vida prevalece.
Y los sueños mueren.

Los sueños mueren.

Comentarios cerrados.