– Ciego –

Escrito por en mayo 27, 2016 a eso de las 1:08 pm.

Mis ojos te ven, pero no estás ahí.
Constante pero ausente.
Más presente que la carne y el hueso.
Imponente.

Es un deseo, algo que no termino de entender.
Una ciencia del sentir.
Del deseo por el bien.
Positivo, y solo eso.

Mi deseo es el de tu protección.
Un amor infinito que sana.
El desinterés total.
El desinteres de querer con el corazón.

Acá no cabe el deseo ó la razón.
Es algo metabólico que se reduce a eso.
Desear el bien.
El de tu ser.

Que nunca derrames una lágrima de más.
Que nunca se sellen tus labios ocultando esa sonrisa.
Que nunca te encuentre la obscuridad en un cuarto,
sola sin el hacha salvadora de un buen recuerdo.

El noble amor ciego que se encierra.
En las palabras mudas que mueren dentro de mi.
Deseando siempre y exclusivamente,
perfección.

Que nadie te lastime.
Y que quien lo haga — entienda.
La infinita benevolencia de tu alma.
Aquella que solo suma a la existencia del orbe.

Que sobre tus hombros yace,
la inocencia de la esencia,
de ser puro.
De saber amar.

Comentarios cerrados.