-365 noches en este estado-

Escrito por en septiembre 14, 2009 a eso de las 6:11 pm.

Las horas y los días han pasado,
las mentiras siguen en mi cabeza dando vueltas.
Tus labios me siguen siendo irresistiblemente,
repulsivos, y falsos.

Siguen ahí los momentos aquellos
en los que fuimos una sola carne,
roja, en proceso de cocción.
En los que el oxigeno era un lujo
y la saliva un conductor…

¿Cuantas veces no clamaste, con migo como testigo,
por que tu vida se acabara?
No sucedió.
Y sin embrago seguís deseándolo,
sin darte cuenta que día a día  tu deseo es más una realidad.
Así como yo, vas a padecer…
Así como yo, vas a volver a pensar en mí…
Así como yo, te vas a morir…

Quisiera poder tener esa arma de nuevo en mis manos…
Tener de nuevo la oportunidad…
Poder volver a asesinarte como aquella noche;
lluviosa,
magenta,
tormentosa,
plagada de pasión, ira y deseo.
Ver directamente adentro de esos inseguros ojos.
Tan llenos de confusión, de miedo.
Desconcertados por el nuevo ser que encontraron en mí.
El verdadero yo.

Lo interesante es el odio.
Es filosófico,
es dotado,
es obvio, normal, fácil
y sobretodo:
¡Necesario!
El amor no existe ya.
Es tan solo una curiosidad…
Esta incertidumbre que tengo:

¿Cómo seria si te atacara esta vez,
sabiendo que soy yo quien es superior?
¿Dónde quedaría tu “perfección”
cuando sea yo quien moldee la realidad?

Ahora si  te descubrí. (vi más allá)
¡No sos real!
Solo una idea que cree en mi mente.
Hija de mi deseo por encontrar a alguien;
ese mi ente imaginario,
un sentimiento,
eso que así como vos;
no existió,
no existe,
ni existirá.

Sin embargo trescientas sesenta y cinco noches más tarde,
deseo mi ignorancia de vuelta,
tu piel con la mía,
y no este desgarro de saber,
la farsa que ha sido mi vida.

Sos la mentira eterna que necesito para sonreírle a la desgracia.

¡Decime!
¿Qué pasaría si te beso?
¿Qué pasaría si vuelvo?
pero más importante:
¿Qué pasaría si me quedo?

(Ya no importa cuantas veces me quemaste la piel con tus lágrimas)

Dejá tu opinión

Teneés que loguearte para opinar.